Espasmo de temblores pone a prueba al Sistema de Alerta Sísmica de la Ciudad de México–y más

Por David Jacobson and Ross S. Stein, Temblor

Revise su clasificación de peligro

Click here for English Version

La Ciudad de México ha contado con un sistema de alerta sísmica desde 1993. Este sistema se instaló después del devastador terremoto de 1985 en la Ciudad de México. (Foto de: BBC)

 

Los residentes de la ciudad de México recibieron previo aviso de 30-90 segundos en tres de los cuatro terremotos de M=7+ en los últimos seis meses, una notable tasa de éxito de 75%. No obstante, la advertencia fue tardía en uno de los terremotos, el de Puebla de M=7.1, que ocasionó daños en la ciudad, una deficiencia que pudo haberse solucionado de haber reforzado la red y sus protocolos. Pero independientemente de esa mejora, la Ciudad de México se encuentra situada de manera singular para recibir advertencias con extensa anticipación: Para el resto del mundo, sólo son posibles advertencias de 3-9 segundos para temblores moderados o más fuertes. Pero, ese es todo el tiempo que necesitamos para ‘agacharnos, cubrirnos y esperar’. Así que prosigamos.

 

El Sistema de Alerta Sísmica de México

Después del devastador terremoto de 1985 de la Ciudad de México, el cual dejó a 5,000 personas fallecidas y miles de millones de dólares en daños, el gobierno de la Ciudad de México patrocinó la instalación de acelerómetros alrededor de la ciudad con la esperanza de que se pudiesen mitigar dichas pérdidas debidas a terremotos futuros. Originalmente, este sistema, nombrado SAS, por Sistema de Alerta Sísmica, ha estado activo y en operación para la seguridad del público desde 1993. Hoy se conoce como el Sistema de Alerta Sísmica Mexicano o SASMEX y se ha expandido para incluir la región entera de Oaxaca, en principio, para proteger las ciudades como Acapulco y Puebla. El desempeño de este sistema ahora ha sido sometido a prueba por tres terremotos de M=7+ y dos M=6+ desde septiembre de 2017.

 

Cinco terremotos de M≥6 han azotado a México desde el 7 de septiembre de 2017. En los últimos 30 días, hubo una cifra sorprendente de 3200 temblores de M≥3 en el centro de México, mientras que en California hubo sólo 20 temblores de M≥3. La Ciudad de México se ubica en la parte superior izquierda del mapa.

 

Las alertas del viernes y lunes de M=7.2 y M=6.0 en Oaxaca fueron un éxito

El 16 de febrero, se accionó el SASMEX por el terremoto de M=7.2 en Oaxaca, cerca de la costa sur de México. De acuerdo con el boletín preliminar, la Ciudad de México recibió una alerta de 78 segundos, similar a la que se reportó el viernes por parte de Monica y Evan Freedman. Afortunadamente, este terremoto tuvo un epicentro a más de 220 millas (350 km) de la Ciudad de México, por lo que la ciudad no sufrió daños. No obstante, no hubo fatalidades debidas al terremoto. Cerca del epicentro, edificios mal construidos sufrieron mucho daño. No obstante, no hubo muertes que se debieran al terremoto. Trágicamente, se desplomó un helicóptero que transportaba a oficiales del gobierno que investigaban los daños, lo que ocasionó la muerte de 13 personas a nivel del suelo, aunque ninguna persona en el helicóptero falleció debido a que no se destruyó, de acuerdo con NPR. A poco más de dos días después del temblor principal, golpeó una réplica de M=6.0. Una vez más, se accionó el SASMEX y dio a la Ciudad de México aproximadamente 30 segundos o más de advertencia con anticipación.

Esta foto muestra el daño que se sufrió cerca del epicentro del terremoto de M=7.2 del viernes en Oaxaca.

 

Lo que se sintió como turista el fin de semana en la Ciudad de México durante las alarmas

“He estado pensando desde el viernes ¿reconocería el sonido de la sirena de alerta sísmica? Obtuve mi respuesta el lunes a las 12:55 am: Me levanté de un brinco de la cama. “¡Evan, Terremoto!” Aturdidos, buscamos a tientas zapatos y sacos. No pudimos encontrar nuestras llaves, las cuales necesitábamos para abrir la puerta del frente de nuestro departamento Airbnb para salir. Después de probablemente 30 segundos, comencé a sentir las oscilaciones y grité a Evan que el terremoto había iniciado. Duró alrededor de un minuto. Seguimos afuera, algunos vecinos en batas, otros esperando a que acabara el temblor para regresar al bar más cercano.

Estoy bastante segura de que hicimos todo mal–salirnos de la cama, no cubrirnos durante el temblor, salir después del temblor. ¡No le digas a mi papá! Ahora estaremos viajando con silbatos y dejaremos los zapatos y llaves a un lado de la puerta. Y hostigaré a mi tío Barry en Mill Valley para cambiar las cerraduras de la puerta de la entrada para que no necesita una llave para salir de su casa en caso de terremoto o incendio”.

Evan Freedman añadió esto en la postdata: “Mientras Monica hacía sus maletas el lunes por la mañana, yo me topé con una cafetería. Mientras esperaba en la fila, brevemente observé la habitación. Justo a mi lado había un hombre en una mesa, cuya profesión realmente no podría haber determinado sin el temor de ser muy entrometido, y quien explicaba algo a una pareja. Lo que me llamó la atención fue que, ¡todos ellos miraban la publicación del blog de Temblor!”

Justo antes de la 1 a.m. del lunes, sonaron las sirenas de alerta sísmica en la Ciudad de México, lo que llevó a los residentes a salir como manada a las calles, mientras los edificios se mecían alrededor de ellos.

 

Evaluación del desempeño de SASMEX (Sistema de Alerta Sísmica Mexicano), por parte de un experto nacional

El Dr. Gerardo Suárez, profesor y anterior director del Instituto de geofísica de la Universidad Autónoma de Mexico nos dijo, “Tanto los terremotos de septiembre del 2017 como los terremotos de subducción ocurridos hace pocos días, han puesto a prueba de la manera más rigurosa y exhaustiva el Sistema de Alerta Sísmica Mexicano, SASMEX, como nunca había sido experimentado en 25 años de existencia. El terremoto de Tehuantepec, M8.2 y los eventos recientes de Oaxaca, con magnitud M7.2 y M6.0 fueron identificados correctamente, lo que resultó en una alerta sísmica temprana de almenos 120 segundos en la ciudad de Mexico para el terremoto de Tehuantepec y alrededor de 70 segundos para ambos eventos en Oaxaca, ocurridos en Febrero de este año. Gracias a la emisión de la alerta sísmica temprana, gran parte de la población tuvo el tiempo necesario para evacuar escuelas y otros edificios. La cuidad de Oaxaca recibió una alerta de 28 s, Acapulco 44 s y Puebla 64 s antes del arribo del movimiento fuerte.”  

“La dura lección dada por el terremoto del Puebla del 19 de setiembre del 2017, en la cual la alerta no precedió al movimiento fuerte, fue principalmente que los terremotos cercanos a las zonas más pobladas generarán tiempos de alerta cortos. Un algoritmo más rápido, el cual se encuentra bajo prueba, habría generado una alerta de aproximadamente 10 segundos en la ciudad de Mexico. Sin embargo, la población debe entender que estas limitaciones y procedimientos deben ser establecidos para generar un uso adecuado y efectivo de los preciados segundos disponibles antes del arribo de las ondas sísmicas destructoras.”

 

Ciudad de México: Un caso especial

Mientras que el sistema de alerta sísmica de la Ciudad de México ha demostrado su capacidad de detectar terremotos, la ubicación de la ciudad la hace un sitio ideal para alerta sísmica temprana. Esto se debe a que la mayoría del peligro por terremoto de la Ciudad de México proviene de la subducción de la Placa de Cocos en la Fosa Mesoamericana, varios cientos de kilómetros de distancia y a que la ciudad es un lecho de agua gigante que se sacude por lo menos diez veces más fuerte y por más tiempo que la sierra circundante. Esto significa que los sismómetros en la costa tienen tiempo para detectar el terremoto antes de que lleguen las ondas S que son dañinas y más tiempo antes de que se queden atrapadas en el lecho del lago, haciendo resonar la ciudad como un ‘bafle’ gigante. De manera similar, las alarmas con tiempo de anticipación son inaccesibles en lugares como California, donde las áreas metropolitanas no están asentadas sobre sedimentos saturados con agua. Las alarmas serán aún con menos anticipación en ciudades que se extienden a lo largo de fallas activas. Sin embargo, son posibles las alarmas de varios segundos para la eventualidad de al menos un temblor débil– a nivel mundial.

 

¿Qué estamos esperando en los Estados Unidos?

En los EE. UU., el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS), junto con la U.C. Berkeley, Caltech, la Universidad de Oregon y la Universidad de Washington, desarrollan un sistema de alerta sísmica temprana conocido como ShakeAlert. El profesor en sismología, Douglas Toomey, en la Universidad de Oregon, informó a temblor que “ShakeAlert es un sistema que abarca la Costa Oeste, que incluye la zona de Subducción de Cascadia, la cual tiene una configuración tectónica similar a la de México. Un sistema de alerta sísmica temprana se desempañará bien para eventos de la megafalla de Cascadia que amenacen al norte de California, Oregon, Washington y la Columbia Británica”. En dos ocasiones se han cancelado los fondos para completar y poner en funcionamiento ShakeAlert por parte del presupuesto presidencial al Congreso, lo que ha dejado al programa en el limbo.

Como Mónica nos dijo esta mañana, “Si la Ciudad de México cuenta con un sistema de alarma, ¿por qué nosotros no?”

 

Translated by: Germán A.C.

Referencias

Servicio Sismológico Nacional | UNAM, México

USGS

J. M. Espinosa-Aranda, A. Cuéllar, G. Ibarrola, R. Islas & A. García, F. H. Rodríguez & B. Frontana, The Seismic Alert System of Mexico (SASMEX) and their Alert Signals broadcast results, Proceedings of the Fifteenth World Conference on Earthquake Engineering, Lisbon, Portugal, 2012

SASMEX Preliminary Bulletins

NPR

New York Times